22 abr. 2017

238-17. COLLICIERZO POR VALLECLUSA. 21-4-2017.

Collicierzo , Valleclusa, Picón-Peña Mediodía y  Barranco de las Gorgas. 

Aparcamiento de San Miguel, Mirador del Salto de Roldán, Río Flumen, Barranco Valleclusa, Collado Collicierzo y Arista Noroeste.
21-04-2017.
Salida 13:30 h. Llegada 19:30 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

mapa de Collicierzo procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Es la una y media del mediodía cuando terminamos de comer en el Collado de San Miguel a 1012 metros de altitud. Hemos estado en Huesca por la mañana haciendo cosillas y aprovechamos para una vespertina en Guara.
            A Collicierzo se puede subir por las Paules desde Belsué, camino que conocemos en su mayor parte pero hoy lo haremos por Valleclusa y así reconoceremos un algo más de Guara que cuanto más se conoce más inmensa parece.

Desvío de pistas en el Mirador del Salto de Roldán.

            Hay que tomar la pista de acceso restringido que sucede a la carretera en suave ascenso y alcanzar el Mirador del Salto de Roldán, alrededor de un kilómetro más adelante. Justamente al lado del mirador la pista se abre en dos y tomamos el ramal derecho que inicia el descenso hacia el Flumen.

Cruzando el segundo barranquillo que baja de Puiacuto.

            Enseguida la pista se convierte en camino sobre una franja ancha y limpia de vegetación que baja al encuentro de un par de barranquillos que vienen de Puiacuto.

Salto de Roldán desde el norte. 

            Tras unos cortos subes y bajas faldeamos entre barrancos y descendemos finalmente hacia el Cauce del Flumen. Mientras hemos contemplado el Reguero del Aguila situado más al sur y que asciende hasta   la Sur del Picón, después el Barranco las Gorgas cortado en su mitad por paredes y que se llega a la Norte del Picón y más al norte, el tercero de los barrancos paralelos, el de Valleclusa, que es nuestro objetivo.

Estillero y Collicierzo desde cerca del Flumen.

            En la ladera derecha del Barranco de Valleclusa en la que se encuentra el Cerro Estillero y seguidamente Collicierzo, no vemos trazas de camino mientras realizamos el último tramo de descenso que nos lleva al Flumen que baja crecido y rumoroso tras una hora de camino.

Cruzando el Flumen.

            Estamos alrededor de los 730 metros de altitud cuando hemos de recorrer un centenar de metros en sentido de la corriente para encontrar un puente de tablas de dos tramos que nos permite cruzar el crecido cauce del río, para seguidamente  desandarlos por el otro lado e incorporarnos el Barranco Valleclusa por el camino que transita la ladera izquierda y por eso no la veíamos.

Camino de Valleclusa por la izquierda orográfica.

            El camino asciende moderadamente y medianamente sombreado por un espeso bosque en el que se mezclan crecidos bojes con abundantes carrascas, carrasquillas, y alguna sabina, salpicadas de robles, algún tejo y hasta algún haya. Los enebros son abundantes.

Precioso ejemplar de tablero de damas o fritillaria meleagris en Valleclusa.

            Algo más arriba, el camino que no ha ido nunca lejos del cauce seco, lo cruza para retornar a la misma orilla tras transitar unos metros por el lecho del mismo.

Perfilados en la Cueva de Moros.

            Luego por el fondo o por su orilla derecha gana altura para alcanzar las rocas en las que se asiente la Cueva de Moros a 2200 metros de altitud.
            En el interior de la cueva hay una cabra montés, posiblemente salida del Coto de Bastarás, que quiere huir y lo hace asustada por nuestras voces. Salta por medio de los bojes de un lateral y casi se lleva por delante a Rosa que subía detrás. El susto es de categoría.

Detalle de los Paredones de la Norte de Picón y Mediodía.

             En la cueva, recogida, de reducidas dimensiones y con boca orientada al valle hay labrados unos pequeños huecos  posiblemente utilizados como almacenes. Hacemos algunas fotos y proseguimos ascenso. Son las tres y media.

Polígala calcarea cerca de Collicierzo.

            El barranco a partir de aquí se amplía y arrellana  juntándose con el de las Gorgas y mostrándonos las preciosas paredes de la Norte del Pico Mediodía y del Picón vestidas del severo negro del inicio de la tarde. Tenemos algunas dudas al confundir Picón con Matapaños pero el camino muy limpio y transitado  las resuelve: hemos subido al este y ahora en lugar de girar al sur proseguimos con la misma orientación.

Hacia el Collado Collicierzo.

            Hay una bifurcación de caminos  que nos aporta alguna duda pero proseguimos al este por el más amplio que enseguida se desarrolla a través de una amplia trocha limpia de genistas y transita por los viejos campos bajo el Collado Collicierzo.
            Ya en muy suave ascenso o llaneando se aproxima al collado  cuya vertiente oeste está ocupada por viejos campos abandonados convertidos en prados de altura.

Collicierzo desde el collado del mismo nombre.

            En el collado, sobre los 1400 metros de altitud tomamos dirección norte  y nos enfrentamos al casquete somital del pico vestido de bojes y genistas. Hay que decir que el camino carece de carteles con la excepción de uno casi al principio que indica el Dolmen de Belsué y que ni siquiera está acompañado de hitos, cosa extraña ya que hay material abundante para hacerlos.

Detalle de narcisos assoanus.

            Un poco en dirección noroeste ganamos unos metros, pasamos una barrera de bojes alcanzando un rellano copado por los diminutos narcisos assoanus y tras superar otra barrera de bojes encontramos trazas de camino en medio de la genista.

En la Cima de Collicierzo.

            Pasamos por un pequeño hombro y alcanzamos la arista con algún hito que ya no es necesario pues estamos arriba.
            Son las cuatro y media. La Cima de Collicierzo situada a 1516 metros de altitud es alargada en dirección noroeste y la recorremos de punta a punta  mientras contemplamos el paisaje. Al oeste tenemos el Aguila y los Acantilados de Cienfuéns y girando en sentido de las agujas del reloj el Rellano de las Paules y Todo el Lomo de Gabardiella que conocemos; al este Guara por detrás de Fragineto y Cucuruezo y el Borón. Discreto tras el Collado Collicierzo se asoma Matapaños, girando al sur Picón, Mediodía, la Creta de Valleclusa y las Cabezar de Amán y San Miguel. Más atrás Gratal.

Las Paules y Gabardiella desde Collicierzo.

            Echamos un trago, hacemos unas fotos por parejas pues no hay otras opciones y un cuarto de hora después nos damos la vuelta desde su parte nordeste tras contemplar la continuación de la arista con el Cerro Estillero.
            Al visualizar el amplio rellano de las Paules rebobino y recuerdo que en el Collado Cullicierzo ya habíamos estado en la ocasión en la que ascendimos a Matapaños desde Belsué pero accedimos por su vertiente este y… se apelotonan las imágenes, los recuerdos  y de cuando en cuando dudas cuando estás un poco más espeso de lo normal.

Dineretes, nummulites, y genistas en Collicierzo.

            Parece una nimiedad pero la ida y la vuelta al Collado Collicierzo se nos ha llevado una hora para remontar poco más de 100 metros. Son las cinco de la tarde cuando arrancamos collado abajo desandando camino pero no hay que prometérselas demasiado felices ya que la vuelta tiene sus subes y bajas y no se trata de un descenso tirado.

Valleclusa ente bojes y genistas.

            Pasamos por la Cueva de moros a la que de nuevo ha vuelto la cabra que se escapa por lugar correcto, descendemos algunos tramos cómodamente y alcanzamos el Flumen tras una hora de descenso, son las seis de la tarde.

Luces de la tarde sobre el Salto de Roldán, 

            Calculo que estaremos en el coche sobre las siete y media y no me voy a equivocar: media hora para transitar los barrancos ya en ascenso parando a echar un buen trago de agua del que tiene más caudal y tres cuartos de hora hasta el Mirador del salto de Roldán y sin dormirse ahora mayoritariamente a la sombra.

Los dos Barrancos de Puiacuto. 

            Un cuarto de hora después, son las siete y media en punto, llegamos al coche con ganas pues el paseico se ha ido a 1150 metros de desnivel acumulado. Suerte que el camino ha sido un festival de flores en una primavera propia de Guara en la que hemos tenido la sensación de llevar los esquís puestos.

Despedida con Estillero, Collicierzo, Valleclusa y Mediodía-Picon.


            A las ocho y cuarto en casa y otro día más.

LUENGA DE FUMO 17.

A semana benién se zelebra en Uesca  as chornadas culturals que dica añada prepara o Consello d'a Fabla Aragonesa.



O diya 25  con a conferenzia de Lourdes Buisán con con o tema: Luzía Dueso, una istoria familiar; o diya 27, atra de Chulia Ara amán de Guías de leutura de Anchel Ramírez, Roberto Cortés y Santiago Román, as dos  a ras guieto d'a tarde.
O diya 28 y a ras diez y meya da nuei o Conzierto de IXERA.

Parar cuenta que son o martes, chuebes y viernes, que a dentrada ye de baldes y no bi-ha desincusa ta plegar.


18 abr. 2017

27-17. PICO BACIAS UNA VEZ MAS. 17-4-2017.

Bacias desde el Collado Alto de Brazato.

Balneario de Panticosa, Camino Brazato, Corredor e Ibones Altos de Brazato, Collado Alto de Brazato y Cara Norte.
17-04-17.
Salida 09:15 h. Llegada 16 h.
Sol.
Fácil.
Esquís de montaña.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Bacias procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Mi chica tiene una querencia especial con el Pico Bacias y temporada tras temporada se empeña en que vayamos con los esquís.
            El año pasado me salvé por los pelos pero en este no me libro y es el 17 de Abril de 2017 cuando marchamos a Bacias.

Camino de Brazato con el porteo esperado.

            Siempre marchamos a Bacias tarde, nunca lo hemos pillado con nieve polvo tras alguna nevada y yo le tengo un paquete extraordinario: a mí no me gustan las orientaciones norte en primavera pues cuanto más calienta el sol más rehielo hay a la mañana siguiente, de tal forma que la nieve pisada se queda durísima y no es cómoda de romper con los esquís; además nadie te quita un porteo de alrededor de una hora al menos cuando no más.

Llegando al dorso herboso de la Majada Brazato bajo el pinar.

            Son las nueve y cuarto de la mañana cuando aparcamos en el Balneario de Panticosa a 1630 metros de altitud. La mañana está espléndida con algunos cirrostratos ahorcados en la estratosfera.

El Corredor a los Ibones Altos de Brazato está jodido.

            Escaleras de Casa Belío, paraaludes, Camino de Brazato con primeros neverillos residuales durísimos, alguien por delante y 400 metros más arriba salimos del pinar inferior frente a la Pared de Labaza y calzamos los esquís directamente con cuchillas, si nos descuidamos tenemos que poner crampones pues el sol todavía no ha llegado. Es un lugar aceptable, pues tras casi una hora de porteo comenzamos a foquear.

Remontando el Corredor de los Ibones Altos de Brazato con la Partcua.

            En el lomo herboso de la Mallata de Brazato que ya está pelado nos recibe el sol mientras comenzamos a foquear fácilmente zeteando entre pinos.

Saliendo del Corredor a los Ibones Altos de Brazato.

            Un par de diagonales suavemente ascendentes  nos depositan en el rellano por el que pasa la tubería de agua a 2200 metros de altitud  y desde allí contemplamos la Diagonal de Brazato y el Corredor de los Ibones Altos de Brazato medio pelado de nieve y eso sí que es una putada pensando en la bajada que es nuestro tramo de gusto por excelencia.

Nos acompañan las Foratulas. 

            Continuamos nuestro ascenso con un foqueo ratonero entre bloques de granito emergentes y algunos discretos, quitando los esquís por cuatro cochinos metros, pero salimos del embarque y superando el gran bloque del corredor ya con buena nieve lo rematamos entrando en la irregular cubeta de los Ibones Altos de Brazato.

Cruzando el más alto de los Ibones de Brazato.

            Podríamos haber quitado las cuchillas pero continuamos con ellas a pesar de que el foqueo se hace más pesado que sin ellas y superando suaves resaltes atravesamos un par de los ibones, siempre en dirección este orientados por la Punta del Puerto.

Mientras echamos un bocado, cirros sobre el Collado Alto de Brazato.

            Yo subo desmotivado y algo cansado y en medio de la cuenca lacustre paramos a echar un bocado y un café. La parada que será de poco más de cuarto de hora me viene bien.

La Norte de Bacias. 

            Son las doce cuando continuamos en busca del Collado Alto de Brazato situado a 2560 metros de altitud  al que se llega tras unos resaltes muy suaves.

Remontando la Norte de Bacias con la Punta del Puerto detrás.

            Desde el amplio collado visualizamos la diagonal que atraviesa toda la cara nordeste de la Punta del Puerto y la Norte del Pico Bacias que nos aguarda.

Juan llegando a Bacias desde la Punta del Puerto. 

            Se trata de una larga diagonal suavemente ascendente que hacemos siguiendo algunos tramos de huella  no demasiado firme, con lo que atravesamos prácticamente toda la cara norte, para realizar seguidamente un par de amplias zetas con cómodas vueltas maría que nos depositan en el hombro oeste a unos pocos metros de la cima.

Vignemale desde Bacias no puede faltar.

            Es la una menos cuarto cuando alcanzo la Cima de Bacias situada a 2754 metros de altitud, Juan que ha subido directamente a la Punta del Puerto llega poco después por la arista y enseguida llega mi chica que tenía unas ganas tremendas de alcanzar esta cima con los esquís puestos.

En la Cima de Bacias. 

            En la cima hay un cántabro que ha subido delante de mí. Charlaremos con él y con sus compañeros que llegaran un rato después. Nos hacen alguna foto, hacemos nosotros más y charlamos con ellos, son gente maja que conoce a Nacho, otro cántabro afincado en San Feliciano, inmediaciones de Sabi.

Picos de labaza y Batanes desde Bacias. 

            En la cima se está de vicio y nosotros casi echamos raíces esperando que el sol adelante faena.
            Les indicamos el descenso al Balneario de Panticosa, marchan ellos y poco después lo haremos nosotros.

Allá se queda Bacias. 

            El descenso de la pala norte no resulta ni fu ni fa: cuatro giros arriba y un par de diagonales en busca de nieve uniforme para girar nos depositan en la larga diagonal que realizamos con pocos giros para conservar altura relativa al Collado Alto de Brazato al que llegaremos a su punto más bajo.

Bajando del Collado Alto de Brazato.

            Desde el collado descendemos para atravesar la Cubeta de los Ibones de Brazato y nos llegamos al corredor para descender la parte superior con muy buena nieve hasta el rellano en el que hemos de quitar los esquís y descender una trentena de metros  con mucho granito emergente sobre la nieve.

Desendiendo la parte nevada del Corredor a los Ibones Altos de Brazato.

            Luego buscamos una lengua de nieve lo suficientemente amplia que nos permite calzar esquís y alcanzar el rellano bajo el corredor e introducirnos seguidamente en las dos diagonales que conducen al pinar.

En busca del pinar para bajar a la Pala de Labaza. 

            Allí están los cántabros. Han perdido la huella, se han bajado a la Cabaña de Brazato y están remontando pues más abajo no hay nieve. Están empeñados en bajar hasta la parte baja de las Foyas de Brazato para descender por allí hasta el balneario aprovechando que hay más nieve en esa orientación.

Buena nieve en la Pala de Labaza.

            Les decimos que se puede bajar pero que no les podemos indicar ya que no sabemos cómo estará. Lo único que nos falta es decirle que nos sigan.

Pero qué maneras son esas de tomar las Aguas del Balneareio de Panticosa.

            Descendemos con giros cortos la parte alta del pinar y luego nos vamos un poco al norte en busca de la Pared de Labaza por la que nos llegaremos con bastante buena nieve hasta la entrada del pinar inferior.
            Son las tres pasadas cuando montamos los esquís en las mochilas y continuamos para abajo pisando la máxima nieve posible en el camino para facilitar el camino que nos sabemos de memoria.

Flores de membrillo.

            Son las cuatro de la tarde cuando llegamos al coche con 1150 metros de desnivel acumulado en las piernas y Rosa con el fastidio de no haberles dicho a los cántabros que se bajaran con nosotros pues cuando abandonamos el Balneario de Panticosa no han aparecido por donde tendrían que haberlo hecho.

16 abr. 2017

26-17. LAPAZUSO AL FIN. 16-4-2017.

El Pico Lapazuso entrando al Barranco del mismo nombre.

Aparcamientro de Anayet, Barranco Lapazuso y Cara Sudoeste. Descenso por el Ibón de Lapazuso.
16-4-17.
Salida 11:30 h. Llegada 14:30 h.
Sol.
Muy fácil.
Esquí de Montaña.

Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Lapazuso procedente de Iberpix. Vía en amarillo.

            Llevaba unas cuantas temporadas queriendo subir a Lapazuso pero por unas circunstancias o por otras me quedaba con las ganas.
            El jueves a la noche, cortando un poco de jamón para el día siguiente que nos íbamos a Lapazuso me doy un corte con el cortafiambres en la punta de un dedo y adiós marcha, previo paso por urgencias pues no es gran cosa pero no hay forma de contener la hemorragia.
            Hoy domingo 16 de Abril de 2017, día de Pascua, me curan en el ambulatorio y seguidamente hemos programado una cosa corta pues no estoy muy seguro de mi dedo índice que actúa en todo y si la cosa no va bien pues media vuelta y en paz. Será Lapazuso.

Atravesamos las dos pistas de Anayet con Culibillas de testigo.

            Son las once y media de la mañana cuando nos ponemos a foquear desde el Aparcamiento Bajo de Añayet situado a 1730 metros de altitud. Es casi mediodía de una jornada espectacular. Yo no recuerdo una Semana Santa tan buena para estar al aire libre como esta.

El Baranco Culibillas tiene nieve incluso para bajarlo.

            Mañana cerrarán la estación como nos dice Chabier y Señora con los que nos encontramos al cruzar la segunda pista de esquí del valle, pero cuantos meses de Febrero no han tenido la nieve que tenemos este año a mediados de Abril y con los que echamos una charradeta. Y es que, cuando se dispone de nieve puedes cruzar una estación de esquí sin recurrir más que a los obligados cruces de pista como es hoy el caso.

Suaves resaltes en el Barranco Lapazuso.

            Atravesamos Midi y Anayet y tomamos la orilla oeste de la última en la que han medio trazado una negra que llaman Lapazuso y con ella o fuera de ella proseguimos en suave foqueo. Tan pronto como el barranco se rellena entramos al mismo.

Al fin aparece el Pico Royo cerrando el Barranco Lapazuso.

            Ascendemos el Barranco Lapazuso compuesto de varios y sucesivos resaltes suaves  bien por el fondo del mismo o por su ladera soleada ya que la derecha mantiene la nieve dura todavía.
            Aparece el Pico Royo de cierre al sur que es nuestra dirección de ascenso y bajo el último resalte que nos puede conducir al Ibón de Lapazuso aparece al este la pala somital de nuestro objetivo.

La Sudoeste de Lapazuso. 

            Hay alguna huella que se va al este desde un poco más abajo pero nosotros con la intención de ganar altura tendremos que hacer una travesía alta de un par de barrancos que bajan de la arista que lo une al Royo y que vestida de nieve dura nos invita a utilizar las cuchillas ya que vamos por una huella de rebecos.

Hacia atrás desde cerca del Ibón de Lapazuso.

            Desecho el segundo corredor que de amable aspecto se encumbra en la arista y tras atravesarlo nos vamos directamente a la pala cimera.

Bajo la Pala Somital de Lapazuso.

            Se trata de una pala corta y medianamente erguida pero que orientada al sudoeste tiene una nieve estupenda y que nos permite un foqueo agradable en diagonal sur-norte que nos lleva a un pequeño hombre en el que afloran algunas piedras y con otra corta diagonal cimera alcanzamos cómodamente el límite de la nieve media docena de metros debajo del hito cimero.

Remontando la Pala Somital de Lapazuso.

Llegando a la Cima de Lapazuso.

            Va a ser  la una del mediodía cuando alcanzamos la Cima de Punta Lapazuso situada a 2272 metros de altitud. Disfrutamos de un espléndido y conocido paisaje con un cielo en el que los altoestratos hacen acto de presencia, hacemos algunas fotos  de los Añayet, Midi, Pallas, Balaitus, Infiernos, Tendeñera, Telera, Bucuesa, Escarra, Collarada, Royo y Culibillas y nos sentamos al sol a echar un bocado y dejar que el haga su faena a nuestro gusto.

En la Cima de Lapazuso.

Bucuesa, Escarra y Royo desde Lapazuso.

            Contemplamos a un grupo de cuatro esquiadores que han subido el corredor que nos ha tentado a nosotros y alcanzado una de las puntas de la arista de amable y redondeado aspecto y pasadas la una y media iniciamos el descenso.

De Peña Blanca a Bucuesa. 

Buena nieve en la Pala Cimera de Lapazuso.

            La pala cimera tiene una nieve de vicio y alcanzado el límite del barranquillo lo cruzamos y proseguimos con una diagonal muy horizontal sobre nieve dura para alcanzar el Ibón de Lapazuso sin tener que remar.

La Sudoeste de Lapazuso desde el ibón del mismo nombre.

            El ibón situado a 2175 metros de altitud  está completamente cubierto de nieve y nadie que no lo conozca advertiría su localización que no su presencia.

Iniciando el descenso del Barranco Lapazuso.

            Enseguida volvemos al barranco y continuamos con su descenso disfrutando de una nieve como pocas veces se desea. Bajamos todos los resaltes uno tras otro hasta que el barranco se ahonda y hay que abandonarlo si o si, a no ser que quieras llegar al Culibillas.

Se cubre el cielo bajando el Barranco Lapazuso. 

            Salimos del barranco y continuamos descendiendo siguiendo parcialmente las barras negras de la Pista Lapazuso  hasta que bastante abajo la abandonamos en el rellano para atravesar la estación ya con nieve algo más pesada pero esquiable y alcanzar el aparcamiento al que llegamos esquiando cuando son las dos y media de la tarde.

La diferente innivación según orientaciones desde el Barranco Lapazuso.

            Mi chica que tenía algunas reservas al respecto ha disfrutado como una enana con los alrededor de 550 metros de desnivel que nos han propiciado un placer mucho mayor que tan exiguo desnivel. Ah, el dedo no ha dicho nada y miel sobre hojuelas.