30 jul. 2017

49-17. ARET A PESAR DE TODO. 28-7-2017.

La Oeste de Aret desde el Lac de Sarroues.

Aparcamiento Barranco Lassas, Barranco Lassas, Lac de Sarrues, Collado y Arista Sur de Aret, Aret, Cresta de Lassas hasta punto bajo, Cara oeste y Barranco de Lassas.
28-07-2017.
Salida 07:30 h. Llegada 15 h.
Sol.
Fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rossa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Arret procedente de Geoportail. Vía en amarillo.

                En la cima del Pic de Thou y tras las dudas que ha despertado la larga contemplación de la Cara Este de Aret: no tenemos claro por donde afrontar la parte inferior boscosa, tenemos muchas dudas en la zona central y  la salida a la cima no sabemos qué materiales tendrá, decidimos olvidarnos del asunto y hacer la circular por el Valle de Lassa.
            Sabemos que hay que hacer la pista que arranca del Puente Tisne y que muy llana se alarga alrededor de 4 kilómetros hasta el Barranco Lassas de donde parte el camino. Consecuentemente, aquí en Fredancon no hacemos nada. Nos metemos en la furgo, bajamos hasta el puente y nos metemos pista adelante con la incertidumbre de un complicado cruce con otro usuario pues no tiene demasiados lugares para ello.
            Son las seis y media de la tarde cuando encontramos el pequeño aparcamiento en el que hay un par de coches. Una centena de metros más adelante está el Vado del Barranco Lassas con su cascada y la pista, ya sin huellas de tránsito rodado prosigue pero sabemos que nos encontramos en el lugar adecuado.

La Este de Aret desde Thou. 27-7-17.

            Estamos a 1300 metros de altitud y una barrera cierra el paso a vehículos e inmediatamente arranca hacia el barranco una vieja tiradera de madera que enseguida se convierte en camino orientada hacia el barranco.
            Disponemos de una vía pero nos falta la otra para hacer la circular y en ello  nos vamos a ocupar la próxima hora.
            La tiradera de madera, no hará mucho utilizada para usos madereros, continúa a partir de la barrera en suave ascenso y en dirección sudeste. Le salen diversos ramales también con huellas de uso reciente y sin vestigio alguno de tránsito de montañeros pues no vemos ni hitos ni balizas de ninguna clase. La recorreremos en un buen tramo, lleva la dirección adecuada pero… Hemos localizado el camino que sube de Tramezaigues y tenemos un problema para hacer la circular en sentido cresta-barranco por lo que igual la hacemos en sentido contrario y amén.

Entrando en el Barranco de Lassas.

            También cogemos algunos robellones que haremos seguidamente, cenamos, nos acostamos pronto y dormimos largamente en la furgo incorporándonos al 28 de Julio de 2017 a las siete menos cuarto de la mañana: el día está de nieblas y la vegetación muy húmeda.
            A las siete y media tomamos el Camino del Barranco de Lassas que comienza con fuerte y sostenido ascenso, en dirección noroeste, para aproximarse al cauce del barranco tras pasar una portera para el ganado y alcanzarlo por encima de las cascadas inferiores.

Elevándonos entre el roquedo en la Ladera Oeste del barranco Lassas. 

            Enseguida salimos del bosque y progresamos por un claro arbustivo en la orilla derecha del barranco en el que nos hartamos de comer fresas, frambuesas y arándanos mientras nos aproximamos al barranco para pasar a su orilla izquierda y ser engullidos por las nieblas Estamos a 1700 metros de altitud.
            Las nieblas han humedecido completamente la hierba y con las tres condiciones en contra: nieblas, hierba húmeda y no conocer con seguridad el camino, estamos bien donde estamos por prescripción meteorológica.

Silueteados en la niebla del barranco Lassas.

            El camino nos sorprende enseguida alejándose del cauce del barranco y elevándose sobre la ladera oeste para coger altura entre afloraciones rocosas metamórficas.
            Pasamos sobre el estrangulamiento del barranco que veremos después cuando las nieblas se disipen un poco, es la razón por la que el camino se ha elevado inesperadamente.

Barranco de Lassas por encima del estrangulamiento. 

            A medio barranco más o menos y antes de alcanzar un resalte alto adornado por una cascada, el caminillo se abre en dos y nosotros nos vamos por la rama inferior que se baja al barranco para cruzarlo desapareciendo los hitos. Se trata, como descubriremos a la vuelta, de un camino directo hacia Aret. Estamos sobre los 2000 metros de altitud pero en estas circunstancias el altímetro no es demasiado de fiar.

Tomamos el caminillo que baja a cruzar el Barranco de Lassas. 

            No nos preocupa haber perdido el camino puesto que las nieblas se han quedado ya abajo y da lo mismo proseguir por una ladera u otra del barranco. Nosotros superamos el resalte por una rampa escalonada de verdura y seguidamente nos aproximamos poco a poco al cauce del mismo mientras contemplamos como el camino de la otra orilla ha ganado mucha altura y transita ya con un tendido muy uniforme colgado allá arriba.

Llegando a uno de los Rellanos Superiores del Barranco Lassas.

            El valle se nos empieza a hacer largo y más al alcanzar un rellano herboso en el que coincidimos con el recién nacido barranco ya que de aquí para arriba baja filtrado. Estamos sobre los 2300 metros de altitud.
            A partir de aquí y siempre imaginando el emplazamiento del Lac de Sarroues, remontamos suaves resaltes con nuestro horizonte en el amable Casquete Somital del Pic Sarroues situado al sudeste, mientras que una gran vaguada se alarga hacia el este donde quiere apuntar la Pirámide Cimera de Aret.

Llegando al Lac de Sarroues.

            Llevamos dos horas pasadas de camino sin excesivo ritmo y al final alcanzamos el borde de la Cubeta Lacustre de Sarroues donde se aloja el menguado lac situado a 2530 metros de altitud. Sin gran cuenca de aportación no pasará el mes de agosto con agua. Son las diez y cuarto.
            Queríamos alcanzar el lac y al ventarrón que corre y que se ha encargado de disipar las nieblas, nos sentamos a echar un bocado. Sopla del sudeste y no siendo frío se hace molesto e incluso trae rachas que con inusitada violencia nos tambalean de cuando en cuando, también circunstancia que hubiera hecho algo incómodo el tránsito por aristas.

Arista Sur de Aret. 

            Un cuarto de hora después continuamos ascenso orientados al este al encuentro del vallecillo lateral al que no hemos ido directamente. El pico todavía queda distante.
            El vallecillo tiene un par de ramas paralelas vestidas de verdura hasta bastante arriba pero finalmente habrá que entrar en la pedriza y remontar los últimos metros bajo el Collado Sur de Aret.
            Vista la pared, accesible por cualquier parte con más o menos pena que no dificultad, hemos decidido remontar la arista sur y bajar por la oeste por la que hemos visto derrumbarse u unas cuantas ovejas muy montañeras.

Entrando a la Arista Sur de Aret.

            Alcanzado el collado situado a 2690 metros de altitud, nos asomamos a la vertiente opuesta que no tiene buen aspecto e iniciamos el ascenso de la arista siguiendo un caminillo más o menos marcado con algunos hitos de piedras algo dispersos.

Con Sarrues detrás.

            O por la misma arista o por las inmediaciones en la cara oeste  nos vamos tranquilamente para arriba hasta la confluencia de la arista con la oeste  para ascender el casquete somital del pico defendido por paredes.

Corredor con Hito Cimero de Arret.

            Hay un par de corredores hacia los que nos dirigimos utilizando una rampa junto a la arista y antes de que abordemos el más corto y próximo el caminillo se pasa a la vertiente este y tras una pequeña travesía horizontal un estrecho corredor muy tumbado nos permite alcanzar fácilmente el enorme Hito Cimero de Aret situado a 2935 metros de altitud. Son las once y cuarto.

En la Cima de Aret.

            En la amplia y alargada cima lo primero que hacemos es asomarnos a la cara este y seguir especulando sobre las posibilidades de la cara que desde aquí no son claras tampoco y seguidamente al tramo visible de la Arista de Lassas desde aquí sin dificultades aparentes.

Iniciando la Arista de Lassas.

            Hacemos algunas fotos, echamos un trago de agua y desdiciéndonos de nuestro propósito iniciamos el descenso de la Arista de Lassas que se estrena ancha y alomada, pierde unos metros que recuperamos parcialmente para alcanzar la antecima norte del pico.

Artet desde su Antecima Norte. 

            Aquí arranca un contrafuerte  que se ahonda en dirección oeste y que divide la pared  muy rectilíneo. Puede ser una buena opción para el descenso directo pero nosotros proseguimos arista abajo que ahora se descuelga en serio perdiendo un buen puñado de metros.

Bajando hacia la Parte Baja de la Arista de Lassas. 

            Bajaremos hasta que la arista se allana y comienza a dentellarse, un lugar desde el que contemplamos el resto de la Arista de Lassas que se alarga hasta el Pic Tramezaigues y desde allí, sobre los 2670 metros de altitud,  iniciamos el descenso de la cara oeste.

Pic Tramezaigues desde la Arista de Lassas. 

            Con la intención de tomar el crestón que arranca de la Antecima Norte de Aret nos vamos para abajo buscando tramos de pedriza patinables, pero no será más que intención ya que por el centro de la ladera los cordones de pedrizas se alargan  para abajo y los seguimos. Con ellos perderemos más de 300 metros.

Iniciando el descenso de la pedriza al norte del Crestón Oeste de Aret.

            Luego la ladera se viste de verdura escalonada y proseguimos descenso de resalte en resalte incluso utilizamos algún barranquillo que nos aproxima al Barranco Lassas.

Próximos al Barranco Lassas se suceden resaltes escalonados de verdura.

            Muy cerca del barranco y sobre los 2100 metros encontramos una surgencia de agua fresca y sombra por lo que nos paramos a comer es la una y media.

Desde la cima de atrás estamos descendiendo vista desde los 2000 metros.

            Media hora después descendemos  el resalte de la cascada que hemos hecho tras cruzar el barranco liándonos un poco y bajando por un corredor próximo y cruzamos el barranco por el mismo lugar de la mañana.

Las nieblas siguen evolucionando en el Barranco de Lassas.

            Luego no hay más que desandar el camino que hemos hecho en ascenso, acercarnos al barranco para cruzarlo y entrar poco después en la sombra con ganas pues hace calor en el fondo del valle.
Hipericum perforatum en el Barranco de Lassas.

            Son las tres de larde cuando alcanzamos la furgo. Lo primero que hacemos es darnos un buen remojón bajo la cascada para quitarnos de encima los calores que nos han producido los 1650 metros de desnivel acumulado con los que saldamos nuestra jornada en Aret, un pico de categoría, no demasiado visitado pues padece la desdicha de ser un tresmil frustrado.

Rubus idaeus en el Barranco Lassas.

            Luego picoteamos algo de verde con unas cervezas frescas y después con la furgo nos volvemos para casa y otro día vendrá con más.  

29 jul. 2017

48-17. LUSTOU, BOCOU Y THOU. 27-7-2017.

Llegando a Thou la cresta hacia Bocou y Lustou.

Aparcamiento de Fredancon, Pista Peguere, Barranco Piarre, Cabaña Lustou, Sur de Tour y Lustou, Corrdor Sudoeste, Arista Nordeste, Cima de Lustou, Col de Lustou, Cima Bocou, Pic de Thou, Cata Sur, Cabaña Lustou y Barrancos Piarre y Peguere.
27-07-2017.
Salida 07:45 h. Llegada 16:15 h.
Sol.
Bastante fácil.
Ascensión.

Juan Castejón, Rosa Mª. Martínez y Mariano Javierre.

Mapa de Lustou procedente del Geoportail. Vía en amarillo

            Nunca habíamos estado en Riomajou. La verdad es que la Zona de Machimala es una de las que menos frecuentamos y en la vertiente francesa, tan solo en una ocasión habíamos andado por Caillauas y alrededores.
            Queremos volver a Lostou, posiblemente uno de los tresmiles menos frecuentados,  pues hace ya bastantes años que hicimos el pico desde el Puerto de la Pez  y vamos a aprovechar para conocer el Valle de Riomajou.

La Pista de Peguere en Fredancon.

            Son las ocho menos cuarto de la mañana del 27 de Julio de 2017. Hemos dormido en Pont de Moudang y tras llegarnos a St. Lary, pues nos hemos saltado la entrada al valle, entramos al mismo reconociendo el Puente Tisne de nuestro interés y con alguna duda de situación que un montañero francés nos aclara, aparcado en el final de la carretera en Fredancon a 1380 metros de altitud.
            Una pista cerrada al tráfico, la que sube al Hospice de Riomajou también lo está, se alarga al sur-sudeste en consistente ascenso junto al Barranco Peguere con el que gira casi al este para cruzarlo,  mientras que un caminillo permanece en la orilla derecha del mismo con un discreto cartel que indica Lustou.

Entrando al Barranco de Piarre.

            Enseguida, estamos sobre los 1500 metros de altitud, nos introducimos en el Barranco de Pierre lleno de madera arrancada por aludes. Hay que cruzarlo para proseguir por su orilla izquierda  atravesando un precioso abetal tras el que desaparece el arbolado y se presenta la Suntuosa Casca da de Pierre en una pared orientada al sur.

Cascada de Piarre.

            En la base de la cascada, a 1800 metros de altitud  giramos al este y proseguimos ascenso por una ladera bastante amable que nos enseña al norte y en la orilla derecha, al este  de la cascada, una franja de pinos que ha sido cortada linealmente por los aludes que han barrido una anchura de más de 300 metros  y que han llenado el barranco de restos vegetales.

La Autopista de los Aludes de Thou

            El camino con algunos hitos nos deposita enseguida en la rústica y primitiva Cabaña de Lustou que está abierta, limpia y en uso.

La Cabaña de Lustou.

            Proseguimos ascenso al este por una ladera que se ha arrellanado un poco y que comienza a enseñarnos la arista este del valle con los Balinier y Culfreda para enseguida aparecer, a la par que el sol, los oscuros al contraluz Lustou y Tour.
            Poco más arriba el praderío se arrellana algo más y nos enseña el Col de Lustou próximo a Bocou y toda la arista noroeste que se eleva paulatinamente hasta Lustou muy al norte.

Bocou y el Col de Lustou.

            Siguiendo hitos dispersos en la ladera evolucionamos un poco al sudeste hasta asomarnos hacia el Puerto de Guerreys. Desde allí reconduciremos nuestros pasos al norte con el objeto de alcanzar la arista noroeste del pico.

Arista Noroeste de Lustou. 

            Se trata de una larga travesía que iniciamos sobre los 2500 metros de altitud por un enorme canchal metamórfico que nos permitirá faldear las Caras Oeste de Tour y Lustou  en suave ascenso y de nuevo a la sombra que nos propicia la pared.
            Nos orienta el Col de Lustou, lejano al norte y al que trataremos de no llegar. Cruzamos algún nevero residual y buscamos algún acceso a la arista que permita acortar nuestra travesía.

En busca del Corredor Sudoeste de Lustou. 

            Ponemos nuestros ojos en un corto corredor situado en el sudoeste de la arista pero defendido por un importante cono de deyección que habrá que negociar con paciencia.

Placas de entrada al Corredor Sudoeste de Lustou. 

            Buscando los materiales de mayor tamaño y más estabilizados, el ascenso del cono de deyección, tras atravesar un neverillo residual algo duro,  resulta bastante cómodo y nos deposita en la base del corredor defendido por unas placas metamórficas claras, lisas y erguidas pero cuarteadas suficientemente para permitir un fácil acceso. Por encima de las placas el corredor, bastante tieso y lleno de basura se eleva fácilmente con el único riesgo de soltar alguna piedra. Ascenderá alrededor de 100 metros y nos deposita en la arista un poco por debajo de los 1900 metros de altitud, justo al lado de un amplísimo vivac de infernal suelo.

Armeria alpina en el Corredor Sudoeste de Lustou.

             Nos hemos librado de la amplia vuelta y del remonte de la arista noroeste  con alrededor de 350 metros de desnivel y ahora giramos al sudeste y proseguimos arista arriba bien a plena cresta o faldeando ligeramente al este.

La salida del Corredor Sudoeste de Lustou.

            Se trata de una arista metamórfica de esquistos en la que abundan materiales firmes y opciones al gusto en una ladera amplia y muy escalonada en la que se progresa con algún apoyo de manos.

La Noroeste de Lustou.

            Es un ascenso cómodo que nos deposita enseguida en la Cima de Lustou situada a 3024 metros de altitud cuando son las once de la mañana.
            El pico tiene una alargada y plana cima que se dentella hacia el sudeste en busca de un teórico Pic de Estiouere antes de alcanzar la Brecha con el Pic Tour pero como nuestro interés está más bien al norte no llegaré al mismo.

En la Cima de Lustou.

            Desde la cima contemplamos un dilatado paisaje  a ambos lados con el Valle de la Pez al este, el Lac de Caillauas, Portillón-Perdiguero, Maladeta-Posets y girando al sur Machimala y la arista fronteriza hacia Bataillenece y Garlitz. Más al oeste aparece Suelza y Fulsa, Ordesa, Vignemale, Neouvielle, Midi, Cuatro Thermes, Arbizon… no está mal. El Valle de Riomajou por donde hemos subido con sus profundos barrancos no está demasiado visible pero aquí está Aret con su incógnita cara este que tratamos de escudriñar y nuestro futuro hacia Thou.

Bucou, Thou y un innominado delante de nosotros.

            Almorzamos al sol de la mañana, hacemos algunas fotos y alrededor de las doce menos cuarto iniciamos el descenso por el mismo camino. En la cima hemos encontrado a un montañero, otro cuando subíamos y a un tercero que hemos adelantado subiendo en el Barranco de Piarre con el que charlamos un poco y nada más, parece ser que el pico requiere demasiado esfuerzo para tan poco afamada cima. Me recuerda al Bernina, ese cuatromil aislado y tan poco frecuentado como este.

El Laquette de Lustou. 

            Alcanzada la salida del corredor que hemos utilizado, pasamos por el gran vivac y proseguimos arista abajo caminando y disfrutando de la arista a la vez que contemplamos en diminuto Laquette de Lustou con su moribundo nevero residual y otro diminuto neverillo al norte del Col de Lustou al que llegaremos al paso.

Hacia atrás Lustou y Tour. 

            El collado  es muy amplio, está situado a 2650 metros de altitud aunque no es el lugar de paso para el ascenso al pico ya que el personal, por las huellas, acostumbra a atajar el acceso a la arista. A partir de allí, la arista se eleva suavemente hacia el noroeste por una cresta-ladera esquistosa que enseguida nos deposita fácilmente en el Pic Bocou situado a 2714 metros de altitud. Son las doce y media.

Esquistos en la Sudeste de Bocou.

            De la cima arranca  una arista alomada hacia la Cabaña de Lustou  que divide la ladera sudoeste en dos grandes cuencas pero nosotros no le concedemos tiempo y proseguimos arista adelante, ahora en suave descenso en busca de localizar continuación.
            La Brecha Sudeste de Thou es profunda y enseguida aparece un resalte importante que habrá que faldear de alguna manera. Una inclinada ladera en la vertiente nordeste nos permite perder metros con cuidado, faldear el resalte de la arista y alcanzar la brecha seguidamente retornando a la misma en travesía.

Thou llegando a la brecha sudeste.

            Durante todo el descenso hemos contemplado la imponente pirámide del Pic de Thou del que yo guardaba en mi memoria una imagen imborrable sacada de no sé dónde.
            Desde la brecha situada a 2575 metros de altitud una arista erguida y fácil también de esquistos y pizarras nos permite un ascenso cómodo pero no gratuito después de lo que llevamos en las piernas. Algunas trazas de caminillos ligeramente en la vertiente noroeste nos permiten ganar altura hasta un hombro de materiales más claros del que surge el pequeño casquete somital.

En la Cima de Thou con Lustou.

            Es la una y media cuando alcanzamos la Cima del Pic de Thou situada a 2743 metros de altitud.

Lacs de Consaterre y Halle desde la Cima de Thou.

            La cima está coronada por un potente hito de piedras y la arista se abre en dos ramas albergando la Cuenca Lacustre de los Lacs de Consaterre limitados al oeste por el Pic Halle y al norte por un espectacular e innominado pico que me ha llamado la atención ya desde la Cima de Lustou.

La Sur de Thou que nos vamos a bajar. 

            Comemos tranquilamente en la cima pues ya hemos decidido que volveremos atajando y alrededor de las dos y cuarto tomamos de frente y para abajo la Cara Sur de Thou pues empezamos a conocer el patatar.
            Se trata de una pedriza metamórfica  de materiales variados que se va a dejar bajar muy bien ya que los cordones de materiales sueltos se continúan con zonas lisas de materiales menudos y compactados que ceden lo suficiente para permitir  apoyos cómodos. Nos bajaremos los primeros 400 metros en un bolero hasta un primer falso rellano en el que aparecen materiales de mayor tamaño y algunas pratenses.

En el Rellano Intermedio de la Sur de Thou.

             Esta enorme ladera es la fuente de alimentación de los aludes que han llenado de madera el Barranco de Piarre y que a la subida nos ha llamado la atención. La zona tiene buena pinta para el esquí pero como nos dirán es algo avalanchosa y tiene el problema adicional del porteo con la carretera cerrada en invierno.

Por debajo de la Cabaña Lustou.

            Continuamos descenso buscando cordones de pedrizas que aunque no se puedan patinar  se dejen bajar de tacones con comodidad, los iremos alternando con tramos de praderío escalonado hasta otro falso rellano a modo de trampolín en el que encontramos un difuminado camino, surgido de nuestros deseos y que abandona la rampa y nos deposita en la Cabaña de Lustou donde cerramos el bucle abierto a la mañana. Podríamos haber continuado con el descenso de la pala limpia hasta el barranco. Son las tres y cuarto.

Restos de aludes en el Barranco de Piarre y la rampa barrida por los aludes.

Descendiendo el último tramo del Barranco de Piarre.

            Están los pastores, casi más que las ovejas,  cogemos agua en la fuente que hay unos metros debajo de la misma y proseguimos descenso por el camino de subida hasta alcanzar el Barranco de Piarre y por su orilla izquierda descender hasta el encuentro con el de Peguere. Allí, la pista nos retorna al aparcamiento de  Fredancon al que llegamos a las cuatro y cuarto.

Robellones en Riomajou.

            Nos remojamos en el barranco a gusto pues hemos disfrutado de una jornada con sol de justicia, echamos unas cervezas con un picoteo al uso y desistimos de la idea de subirnos hasta el Hospice de Riomajou pues hay 300 metros de desnivel y una hora más de camino. Hoy llevamos suficiente tralla pues han sido 1900 metros de desnivel y lo que vendrá antes de que termine la jornada.